Conocida como la ciudad de las 100 torres, la ciudad de los tejados rojos y para mí y para muchos, una de las ciudades más bonitas del mundo.

Ciudad pequeña, acogedora y lo más importante para visitarla es que todo está concentrado en el mismo centro de la ciudad, por lo que la puedes recorrer a pie sin ningún problema. Mi recomendación es que intentes alojarte en el centro.

La primera visita y punto de partida para visitar la ciudad es la Plaza de la Ciudad Vieja, cuanta belleza  y cuanta vida hay en esta plaza, el tiempo acompañaba y nos apeteció comer de pie el tradicional jamón asado en uno de los puestos que hay mientras contemplábamos la preciosa Iglesia Tyn,  el mayor símbolo gótico de la ciudad, la Iglesia de San Nicolás y el Ayuntamiento que no debes dejar de subir a su Torre, las vistas son geniales.

                 

Antes de irnos pudimos ver el desfile de los 12 apóstoles del Reloj de Astronómico, el Reloj medieval más famoso del mundo. Este desfile lo puedes ver cuando da las horas en punto.

Recorrer el Puente de Carlos hay que hacerlo tanto de día como de noche, difícil de decidir en qué momento es más hermoso.

Para visitar el Castillo lo mejor es hacerlo por la mañana y mi recomendación es subir por el parque para ir viendo la ciudad a tus pies, tendrás una de las mejores vistas de los Puentes y la ciudad.

 

 

Una vez dentro  merece su tiempo y aunque tengas que pagar un suplemento para subir a la torre de la Catedral de San Vito debes hacerlo, la recompensa tras sus 280 escalones es increíble.

Una bonita calle llamada el Callejón de Oro hará que vuelvas a muchos años atrás viendo el interior de las casitas de colores que llenan la calle.

Para salir del castillo y volver a la ciudad vieja me encantó hacerlo por Mala Strana hasta llegar a la Calle Nerudona, calles con bonitas tiendas y restaurantes preciosos para poder degustar una buena comida local.

Una vez llegas al Puente de Carlos tienes 2 lugares que no debes dejar de visitar … a la derecha el famoso mural de John Lennon y a la izquierda la explanada donde van todos los cisnes a darte  la bienvenida.         

 

l                    

Al día siguiente dedicamos la mañana a visitar el barrio judío y las sinagogas, la más escalofriante es la Pinkas , en cuyas paredes están escritos los nombres de los judíos asesinados.

                            

 

Curioso contraste el que rodea al barrio judío, se encuentran las tiendas de ropa más lujosas .!!!

Espero te haya gustado y seguro que compartes conmigo que es

» una de las ciudades más bellas del mundo »

Ahhhh y no puedes irte sin antes comer el famoso cucurucho, que ricoooooo, el mío era de chocolate caliente y nata, delicioso.

DJC